CiU y PP piden una revisión catastral ante el alza del IBI

Pleno municipal · El equipo de gobierno justifica la subida de impuestos
Los grupos de la oposición sitúan a Lleida como una de las ciudades más caras y piden congelar la factura · La edil de Economía, Montse Mínguez, alega que una nueva valoración no asegura una disminución del recibo

El monto del recibo del IBI volvió ayer a centrar el debate en el pleno dedicado a la nueva ordenanza de tasas e impuestos municipales. Y la oposición, apenas siete años después de la última revisión, pide una nueva valoración catastral. Desde el equipo de Gobierno advierten que «no está claro» que con ello se consiguiera rebajar el importe del impuesto y alegan que Lleida está por detrás de otras muchas ciudades catalanas y españolas que han actualizado los peritajes.
Así, la concejal de Economía, Montse Mínguez, esgrimió las facturas medias de Cervera (436 euros), Tarragona (743) o Boadilla del Monte (849), en Madrid, para justificar que los 439 euros que se pagan en Lleida no la sitúan a la cabeza del Estado, como sostienen desde el PP y CiU. «No demonicemos la revisión», indicó, para recordar a los ediles que las actualizaciones que se realizan ahora utilizan «precios de 2005».
Además, Mínguez defendió que la «actualización» de impuestos (dejó fuera la tasas) que llevó el Gobierno municipal al pleno supondrá para las familias una subida de 24 euros al año, frente a los 1.940 que ha pedido el Estado a través del alza del IRPF y el IVA. «¿Quién ahoga a quién?», se demandó mirando al portavoz del PP, Joan Vilella.
Éste, sin embargo, habló de «incrementos desmesurados» que en algunos casos llegan al 45%, en referencia a la propuesta inicial de alza en las escoles bressol, que finalmente quedará en 125 euros al mes (y no 135): 31 más que el año pasado. El líder popular en Lleida reconoció que el IBI supone la principal fuente de ingresos municipales, pero propuso bajar el coeficiente reductor del 0,646 presentado al 0,629, lo que permitiría «congelar» el recibo. Además, presentó una batería de bonificaciones para immuebles situados en l’Horta (50%) o el Centre Històric (30%) junto a otros descuentos en el impuesto de actividades. No en vano, criticó la falta de «sensibilidad» con el mundo empresarial y el tejido comercial de la ciudad por parte del equipo de Ros.
Por su parte, la portavoz económica de CiU, Bea Obis, hizo un listado de municipios que o bien «congelan» el IBI (Balaguer, Sort, Mollerussa, La Seu d’Urgell o Vielha) o incluso lo bajan (Les Borges Blanques, Solsona y Cervera) y abogó por un aplazamiento del recibo para las familias con falta de recursos en el que el Ayuntamiento pagaría los intereses. Otro foco de sus críticas fue la subida en la tasa de recogida de basuras, que crece un 15,9%. Obis acusó al gabinete de Ros de cargar a los ciudadanos una deuda municipal de 1,5 millones de euros, cuando no ha habido «ningún aumento significativo del precio por tonelada, sino todo lo contrario: está bajando desde mayo». Como era de prever, Gobierno y oposición votaron por separado.

Més informació: Ajuntament de Sort
Crònica d’Òscar Forradellas des de Lleida
Font: LA MAÑANA, dissabte 27 d’octubre del 2012 (pdf)

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s